El combustible limpio del futuro

El hidrógeno verde es considerado un material milagroso en la lucha contra el cambio climático. Con su estrategia para el hidrógeno, Alemania promueve ahora su producción.

En Baja Sajonia, el primer tren impulsado por hidrógeno circula desde 2018.
En Baja Sajonia, el primer tren impulsado por hidrógeno circula desde 2018. picture alliance/dpa

El hidrógeno es considerado una especie de combustible milagroso. Arde en un motor o en una célula de combustible añadiendo oxígeno al agua pura. Puede ser transportado en tuberías o licuado en buques cisterna. Es fácil de almacenar y puede sustituir a los combustibles fósiles prácticamente en cualquier medio de transporte, como en camiones, coches o trenes, pero también en la producción de acero, cemento o productos químicos.

Hace 20 años, Alemania esperaba que en pocos años el hidrógeno sustituyera casi totalmente a la gasolina y al gasóleo. En la actualidad, sin embargo, solo unas 100 de las 14.500 gasolineras de Alemania ofrecen hidrógeno.

Una estrategia alemana y europea para el hidrógeno

Esto va a cambiar ahora. En junio de 2020 el Gobierno alemán aprobó la estrategia nacional para el hidrógeno. A principios de julio la Comisión de la UE aprobó un documento similar. Se espera que ambos programas ayuden a que este combustible respetuoso con el clima gane impulso.

Alemania y la UE apuestan principalmente por el hidrógeno verde, que se produce a partir de energía renovable y es por ende neutral para el clima. La energía necesaria podría proceder de países que pueden producir grandes cantidades de energía solar o eólica, como Marruecos.

Instalaciones para la generación de 40.000 megavatios de los llamados electrolizadores se construirán en toda Europa hasta 2030, 5.000 megavatios de los cuales se instalarán hasta entonces en Alemania. Podrán producir hasta diez millones de toneladas de hidrógeno verde cada año. Para alcanzar esta meta, Alemania desea promover la construcción de islas especiales de hidrógeno en el Mar del Norte, similares a las actuales plataformas de petróleo y gas. Rodeadas de grandes parques eólicos marinos, producirán hidrógeno, que luego será entregado en la costa por buques cisterna.

El hidrógeno verde como alternativa a las baterías

Los combustibles verdes tienen por objeto sustituir a los combustibles fósiles principalmente en medios de trasporte en los que el uso de baterías eléctricas no tiene mucho sentido, como camiones, buques, trenes o aviones. En 2018 los dos primeros trenes impulsados por hidrógeno ya estaban conectados a la red en Alemania. Pueden hacer recorridos de hasta 1.000 kilómetros antes de tener que repostar de nuevo.

El Ministro de Economía de Alemania Peter Altmaier cree firmemente que el hidrógeno verde es el "combustible limpio del futuro". Por eso el Gobierno alemán financia la investigación, el desarrollo tecnológico y la cooperación internacional en esta materia con nueve mil millones de euros.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.