"Toda crisis nos afecta"

Alemania está fuertemente involucrada en regiones en crisis. Ekkehard Brose, Comisario de Prevención Civil de Crisis y Estabilización del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores, explica qué temas son especialmente importantes.

Ekkehard Brose participando en la Conferencia de Donantes para Irak
Ekkehard Brose participando en la Conferencia de Donantes para Irak dpa

Sr. Brose, ¿cuáles son las tareas en su área de trabajo?

La política exterior actual debe ser más de lo que antes se entendía por diplomacia "clásica". La activa participación de Alemania en Afganistán nos demostró desde el principio que tenemos que apoyar la labor política con proyectos concretos en el país. A esto lo llamamos "política exterior a través de medios".

No se refiere a la ayuda humanitaria, ¿verdad?

No, la ayuda humanitaria es una de las tareas del Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania en regiones en crisis desde hace 50 años. Lo que es comparativamente nuevo es que también Alemania está directamente implicada en regiones en crisis mediante labor de estabilización de proyectos, por ejemplo, a través de la mediación, el apoyo a la reforma del sector de la seguridad o la promoción de las estructuras del estado de derecho. En 2015, agrupamos nuestras competencias y creamos un nuevo departamento en el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores.

 Ekkehard Brose
Ekkehard Brose, Comisionado Federal de Relaciones Exteriores para la Prevención y Estabilización de Crisis Civiles
Auswärtiges Amt

¿Esto también en reacción a la crisis en Siria y al elevado número de refugiados en Alemania?

Sería un error reducir nuestro enfoque a la mera reducción de las causas de los flujos migratorios. En un mundo globalizado, y esto es básicamente lo que nos enseñaron los acontecimientos de 2015, toda crisis nos afecta. Nuestro destino está ligado de muchas maneras al del resto del mundo, en términos de amenazas transnacionales como el terrorismo o los acontecimientos medioambientales, económicos, culturales y políticos.

En última instancia, se trata de asumir aún más responsabilidad que antes por las estructuras reguladoras del mundo. Y ello solo puede lograrse con un enfoque multilateral integrado.

¿Pueden la ayuda humanitaria y la estabilización distinguirse tan claramente entre sí?

Básicamente, sí. La ayuda humanitaria se ocupa de las necesidades, como la falta de alimentos o de agua. Las consideraciones políticas estratégicas no desempeñan realmente un papel en esta fase, la principal prioridad es salvar vidas humanas. La estabilización, en cambio, siempre depende de criterios políticos, por ejemplo, la pregunta: ¿Cómo puedo apoyar a un Gobierno legítimo para que recupere la estabilidad en un país que ha sido dañado por la guerra y está amenazado por el terrorismo?

Usted mismo ha vivido esta situación en Iraq, donde trabajó como embajador de 2014 a 2016.

Iraq es, en efecto, un buen ejemplo de política de estabilización en el sentido antes descrito. Tras la liberación de las zonas bajo el dominio del IS, el objetivo era dar a las personas la sensación de volver a sentirse seguras en sus hogares y de poder circular sin temor por el espacio público. En Irak, por ejemplo, ha quedado claro lo importante que es quitar primero las minas de una ciudad anteriormente en conflicto, antes de que se pueda pensar en medidas de política de estabilización y desarrollo. Igualmente central es la presencia de la policía local para crear seguridad y confianza. Por ello, el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores apoya los programas de retirada de minas y restablecimiento de la policía en Iraq, pero también en muchas otras regiones del mundo. Mientras tanto, más de cuatro de cada seis millones de desplazados internos en el Iraq han regresado a sus hogares. Es un éxito notable.

Otro campo de acción relativamente nuevo es el clima y la seguridad. ¿Se trata de los efectos del cambio climático?

Sí, y en términos concretos se trata de pensar en los efectos del cambio climático en conjunto con nuestro compromiso en los ámbitos de la ayuda humanitaria y la estabilización. Un buen ejemplo de ello es la cuenca del Lago Chad en África Occidental, una de las regiones más afectadas por la crisis en el mundo. El cambio climático está actuando aquí como intensificador adicional del conflicto. Consideramos que nuestra tarea, también en cooperación con los socios locales, consiste en comprender mejor estas interrelaciones y tenerlas en cuenta en la política de estabilización. En este sentido, Alemania también utilizará su condición de miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Entrevista: Klaus Lüber

Ekkehard Brose es Comisionado para la Prevención y Estabilización de Crisis Civil en el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores. En @AA_stabilisiert informa en Twitter sobre actuales proyectos del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores en los ámbitos de la prevención de crisis, la estabilización, la rehabilitación posconflicto y la ayuda humanitaria.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informativo: