"Muchas posibilidades de mejora"

La catedrática de psicología Jule Specht está comprometida con la política científica y exige más igualdad de género.

Jule Specht, de 33 años, es investigadora en la Universidad Humboldt.
Jule Specht, de 33 años, es investigadora en la Universidad Humboldt. Jens Gyarmaty

Profesora Specht, ¿cómo es la situación actual de las mujeres en la ciencia alemana?

En muchos lugares seguimos observando una discriminación sistemática contra mujeres en la ciencia alemana. Afortunadamente, en grandes sectores de la sociedad y la ciencia alemana ha aumentado la sensibilización respecto a la cuestión de la igualdad de oportunidades. Y la situación de las mujeres también ha evolucionado en la dirección correcta en los últimos años. No obstante, sigue siendo cierto que una carrera científica en Alemania es a menudo más difícil para mujeres que para hombres. En comparación con otros países, Alemania tiene deficiencias en el porcentaje de mujeres entre profesores, y también tenemos una considerable brecha salarial de género en la ciencia. O sea que todavía hay muchas posibilidades de mejora. Se deberían intensificar considerablemente ciertos formatos ya existentes, como el "Programa de Catedráticas", para acelerar las mejoras en el sistema científico.

¿Cómo se presenta la igualdad de oportunidades en los distintos niveles de la carrera?

El porcentaje de mujeres disminuye a medida que aumenta el nivel jerárquico. Tenemos una proporción de género equilibrada entre estudiantes de todas las asignaturas y en gran parte durante la fase de doctorado. En la fase postdoctoral llega el momento de la ruptura, en la que muchas buenas mujeres se pierden para la ciencia.

¿A qué se debe?

Hay varias razones. En comparación internacional, el sistema científico alemán tiene una fase postdoctoral muy prolongada. La edad media en la que se nombra a un catedrático es de unos 42 años, por lo que hay un largo período de incertidumbre entre el doctorado y la llamada para ocupar una cátedra. La falta de perspectivas y la necesidad de cambiar de universidad con frecuencia no son muy atractivas para muchas mujeres, que dejan la ciencia o se van al extranjero. En algunos casos, también es menos probable que se considere a mujeres a la hora de asignar una cátedra que a hombres con calificaciones similares, o bien se utilizan criterios de evaluación que ya tienen de por sí un sesgo de género.

¿Qué habría que hacer para lograr un mayor equilibrio?

Creo que deberíamos dar más apoyo en Alemania a carreras profesionales establecidas internacionalmente, como la "tenure-track". Son cátedras con promesa de permanencia que pueden ser asumidas pronto después del doctorado y, en caso de excelente rendimiento en la fase de prueba, ofrecen la posibilidad de convertirse en cátedras por tiempo indefinido.

Entrevista: Bettina Mittelstraß

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative: