Dos cerebros detrás de BioNTech

Ugur Sahin y Özlem Türeci fundaron la empresa biotecnológica BioNTech, con sede en Maguncia. Ahora han desarrollado una vacuna contra el coronavirus.

El matrimonio de investigadores Özlem Türeci y Ugur Sahin.
El matrimonio de investigadores Özlem Türeci y Ugur Sahin. imago images / Sämmer

Todo comenzó con la lucha contra el cáncer. En 2008, el matrimonio formado por Ugur Sahin y Özlem Türeci fundó en Maguncia la empresa BioNTech junto con Christoph Huber. El objetivo era investigar fármacos y tecnologías para terapias contra el cáncer. Ahora, BioNTech y Pfizer, su socio estadounidense, han desarrollado una vacuna que, según los estudios iniciales, puede proporcionar más de un 90 por ciento de protección contra el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19.

Sahin, de 55 años, sigue dirigiendo la empresa hasta hoy como director general, mientras que Türeci, de 53 años, es directora científica. Ambos son médicos, se conocieron en el Hospital Universitario del Sarre, en Homburg. Sahin, que nació en Turquía y se doctoró en Colonia, vino a Alemania con su madre porque su padre había encontrado trabajo en una fábrica de automóviles. De 1992 a 2000 trabajó como científico y médico internista en el Hospital Universitario del Sarre. En 1999 obtuvo la habilitación como profesor universitario en Medicina Molecular e Inmunología. Türeci, nacida en Alemania e hija de un médico, se doctoró en la Universidad de Homburg. En una entrevista mencionó una vez que su motivación central es querer ayudar. Así es también hoy: prefiere ocuparse de las publicaciones e investigaciones científicas antes que de las apariciones públicas.  

Estos datos nos acercan un paso más a una posible solución.

Ugur Sahin, médico

También Sahin se presenta más como reservado científico que como bullicioso CEO de la actual empresa estrella de los mercados de valores del mundo. Objetivamente y en voz baja informa sobre los complejos procesos en las células humanas. Al resultado provisional del estudio lo calificó de “punto de inflexión, tanto para nuestra empresa como para la innovación en la ciencia”. Y agregó: “estos datos nos acercan un paso más a una posible solución de la actual pandemia mundial”.

El éxito es el resultado del proyecto de investigación “Velocidad de la luz”, explicó Sahin en una entrevista. El objetivo era concentrarse en lo esencial y eliminar las demoras. “Para crear esa mentalidad en el equipo y en todos los demás, acuñamos el término 'velocidad de la luz'. La luz nunca se detiene, siempre está en movimiento. También este proyecto avanza sin pausa, sin esperas, con la mayor prioridad.”

© www.deutschland.de