Primer refugio

La ayuda a Ucrania tiene muchas facetas: en Fráncfort, una empresa ha alquilado un hotel para los refugiados. Fuimos allí de visita.

Los ciudadanos de Fráncfort donaron mucho para crear una sala de juegos para niños
WISAG-Stiftung

Juliia Suleymanova y sus dos hijos tuvieron que volar durante días desde Ucrania. Muchas horas esperaron en Dnipro el tren hacia el oeste, al que finalmente lograron subir. No había más espacio para el equipaje, "lo tiramos", dice la ucraniana. Perdió a uno de sus hijos en el aplastamiento. El pánico se apoderó de ella, cuenta Suleymanova, hasta que se enteró por un amigo que estaba en otro vagón. El recuerdo del viaje es casi insoportable: durante días no durmió y esperó en los abarrotados trenes sin agua. Hasta hace apenas unas semanas, trabajaba en el Ministerio de la Obras Públicas de Ucrania y disfrutaba plenamente de la vida. Ahora Suleymanova es una de los 400 refugiados ucranianos que han sido alojados en un antiguo hotel para ferias de Frankfurt. A mediados de marzo, las mujeres y los niños se trasladaron a la casa que la empresa de servicios WISAG alquiló y ahora gestiona junto con su fundación de ayuda a la infancia KiWIS. Todas las habitaciones están ocupadas. Se alojan hasta cuatro personas en habitaciones dobles, según el grado de parentesco y la edad de los niños.

Vecinos alemanes ayudan a refugiados

"La voluntad de ayudar es excepcionalmente grande", señala la Dra. Annette Gümbel, directora general de KiWIS. El vecindario de la ciudad quiere ayudar en lo que pueda: en la zona de entrada hay avisos de los padres que organizan encuentros de fútbol. Las donaciones en especie se acumulan en la antigua zona de spa del hotel. Al lado hay una sala de juegos para los numerosos niños. "Fue algo tan dulce:  un niño de Fráncfort escribió una carta, la ató a un oso de peluche y la entregó aquí personalmente", dice la responsable de prensa de WISAG, Jana Eggert. Incluso se donaron libros ucranianos, pero también juegos de mesa, papel y bolígrafos. "Una madre que había huido era profesora de arte en Ucrania", relata Eggert, "y da clases de pintura aquí. Pronto se proyectará una película infantil en el proyector, que hasta ahora probablemente sólo se utilizaba para presentaciones de empresa. Gümbel informa sobre los niños que asisten a clases en línea. Algunos de sus profesores siguen en Ucrania.

 

La Casa WISAG, cerca del recinto ferial de Fráncfort
La Casa WISAG, cerca del recinto ferial de Fráncfort WISAG-Stiftung

Los refugiados quieren trabajar

El deseo de hacer algo, de trabajar, es fuerte entre muchos refugiados: Suleymanova echa de menos su empleo en Dnipro, que la llevó a muchos lugares del mundo. Pese a todo, "lo único que quiero es volver a casa", asegura. Ahora la guerra en Ucrania la obliga a estar en Fráncfort y aún no tiene trabajo. No es la única, dice Gümbel, "las mujeres preguntan todos los días cuándo podrán trabajar". En cualquier caso, Suleymanova comenzó inmediatamente a aprender alemán con cursos de idiomas en línea. Eso facilitará sus próximos pasos en oficinas. En la búsqueda de empleo y en la vida en un hotel de Fráncfort, que es el primer alojamiento en Alemania para ella y muchos otros.

© www.deutschland.de