La lengua alemana de signos

Poco tiene que ver con el alemán hablado, es más rápido y tiene sus propios términos: una visión general del lenguaje de signos alemán.

Dos sordos conversan.
Dos sordos conversan. fizkes - stock.adobe.com

El lenguaje de signos alemán, abreviado DGS, lo hablan al menos 200.000 personas en Alemania, de las cuales unas 80.000 son sordas. Desde 2002, la Ley de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad reconoce al DGS como lengua de pleno derecho.

Lenguaje visual

En el DGS intervienen los visemas (postura de la boca durante la emisión de un fonema), la mímica, los kinemas (movimientos de las manos) y los gestos. A diferencia del lenguaje hablado, no es lineal. Wille Felix Zante, de la Asociación Alemana de Sordos, explica la simultaneidad de las palabras: “Se pueden mostrar muchas cosas en paralelo, lo que hace que el lenguaje de signos sea más rápido y comprimido que el alemán hablado”. En lugar de decir los nombres de los presentes, por ejemplo, puedes señalarlos. “La DGS es básicamente un lenguaje 3D que utiliza todo el espacio que hay delante de tu cuerpo”.

Otros lugares, otros signos

Debido al reconocimiento tardío del DGS, se desarrollaron dialectos regionales. “Hay diferencias en los meses y los días de la semana, por ejemplo”, dice Zante. También los modismos pueden diferir: “Lo que en alemán es 'café frío', en el DGS lo llamamos 'sopa vieja'”. A nivel internacional, las diferencias de signos son aún mayores: al fin y al cabo, son lenguas diferentes.

Lenguaje en transformación

Según el Instituto Leibniz para la Lengua Alemana, solo durante la pandemia del coronavirus fueron creadas 2.000 palabras. Algo parecido ocurre con el lenguaje de signos, dice Zante: “Hay que ver cómo manejan otros países los nuevos términos. A través de investigadores sordos, se difunden ciertos signos especializados. Pasa muy rápido”. En el caso del nombre de la nueva ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, agrega, un grupo de especialistas se reunió incluso para determinar el signo de su nombre.

El DGS facilita la inclusión

El Instituto para la Lengua Alemana de Signos y la Comunicación de los Sordos publica desde 1994 diversos léxicos de signos especializados, por ejemplo, sobre los oficios manuales o la salud. Gracias al reconocimiento del DGS, hay disponibles actualmente muchos más intérpretes de lengua de signos, dice Zante. La comunicación también se ha hecho más fluida gracias a la mejora de las cámaras web.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.