“La motivación es impresionante”

Muchos jóvenes que buscan refugio en Alemania fueron arrancados de los estudios o de la vida profesional. Universidades alemanas ayudan a los refugiados a retomar sus estudios académicos.

dpa - Refugees

¿Por qué, en alemán, el tranvía es femenino, pero el ferrocarril, masculino? ¿Por qué no se pregunta “¿es un tren directo?, sino “¿es este un trayecto directo?” Quien observa cómo se desarrolla un curso de alemán al que asisten personas que hace un año y medio vivían aún en Siria o Afganistán entiende por qué el idioma alemán es para ellos tan complejo. Por ejemplo, en Potsdam, donde unos 20 participantes en un curso –todos académicos– se esfuerzan, en el quinto mes de aprendizaje, por describir sin errores un viaje en tren. Y también aprenden que el tuteo en Alemania no se usa con extraños, pero sí con compañeros de curso.

“Refugee Teachers Welcome”

El curso en la Universidad de Potsdam es un buen ejemplo de la variedad de ofertas en universidades alemanas dirigidas a estudiantes refugiados. Una de esas ofertas es el programa “Refugee Teachers Welcome”, dirigido a mujeres y hombres que antes de su huida, mayormente de Siria, eran maestros de escuelas.

Luego del curso de un año no son maestros de conformidad con las disposiciones legales alemanas, pero aprendieron alemán, saben cómo funciona el sistema escolar alemán y aprendieron didáctica y pedagogía. Los organizadores del curso esperan que los participantes puedan trabajar, por ejemplo, como personal de apoyo en las “clases de bienvenida” para refugiados en edad escolar. Al respecto ya se llevaron a cabo conversaciones, dice Fredrik Ahlgrimm, coordinador del proyecto. El interés de los docentes refugiados es grande: los iniciadores planeaban ofrecer 20 plazas, pero se presentaron 700 interesados. La oferta fue ampliada entonces a 60 plazas. El Gobierno del estado federado de Brandeburgo cofinancia el proyecto.

Entre los aproximadamente un millón de refugiados se cuentan unos 50.000 potenciales estudiantes, según estimaciones de la Fundación Friedrich Ebert, próxima al Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). Desde 2015, las universidades alemanas se preparan para recibirlos. Un gran compromiso voluntario asumieron también los estudiantes universitarios alemanes, de los cuales muchos, durante las vacaciones, ayudaron en los centros de acogida para refugiados.

Aprender alemán jugando al fútbol

La variedad de iniciativas estudiantiles es enorme: hay programas de ayuda para la integración de los “nuevos” en el campus o el lugar de residencia y para cuestiones legales. En Augsburgo, pasando por Giessen hasta Leipzig y Hamburgo funcionan Refugee Law Clinics, en las que estudiantes especializados en la materia acompañan a los refugiados en los trámites legales de solicitud de asilo. En el marco de un modelo similar, estudiantes de medicina van con los refugiados a las consultas médicas, por ejemplo, en las asociaciones MigraMed, en Múnich, y Migrantenmedizin en Ratisbona. 

Numerosas iniciativas ayudan al entendimiento mutuo, por ejemplo, dando cursos en centros de acogida para refugiados, ayudando en clases para refugiados en edad escolar u ofreciendo cursos de alemán para universitarios refugiados. A veces, el aprendizaje del alemán es combinado con algo que alegra más al grupo destinatario que aprender vocablos: FuNah se llama una asociación creada en la Universidad de Hildesheim que combina en escuelas el fútbol con la ayuda para hacer las tareas y el acompañamiento.

“Los refugiados quieren estudiar”

Además de cursos para oyentes, las administraciones universitarias desarrollan particularmente cursos de alemán y de preparación para los estudios. Uno de los mayores programas se llama Welcome@FUBerlin. A partir del semestre de verano de 2017 se ofrecen además cuidados de niños. “Siempre aprendemos algo nuevo”, dice Florian Kohstall, coordinador del programa, “y hemos constatado que debemos ocuparnos también de los niños, para facilitar la participación de las mujeres”.

Al evento de comienzo, en octubre de 2015, asistieron más de cien interesados. Los primeros 72, que pasaron a integrar el curso de arranque, realizan actualmente estudios universitarios regulares. “La motivación de la mayoría de los refugiados es enorme”, dice Kohstall. Agrega que el objetivo de los refugiados es “comenzar lo antes posible a estudiar y ganar dinero. “Las universidades deben ofrecerles asesoramiento y orientación”, agrega. Según Kohstall, es, además, una gran ayuda que ya existan formas de hacer posible que también personas sin documentos o sin autorización de permanencia duradera puedan acceder a estudios y becas”. Y agrega: “los mayores problemas han sido solucionados”.

Hechos y datos

  • Muchos proyectos universitarios son apoyados por el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) con fondos del Ministerio Federal de Educación e Investigación (BMBF).
  • El programa “Welcome – Estudiantes ayudan a refugiados” apoya unas 160 iniciativas estudiantiles.
  • Integra” (Integración de Refugiados en los Estudios Universitarios) apoya unos 170 proyectos de administraciones universitarias de preparación para los estudios y el aprendizaje del idioma alemán.
  • 6.600 estudiantes fueron apoyados en 2016 con cursos preparatorios para los estudios universitarios.
  • Hasta 2019 serán destinados 100 millones de euros a programas para estudiantes refugiados.

El DAAD ofrece informaciones para refugiados que quieren estudiar en Alemania.

© www.deutschland.de