Risas con efecto pedagógico

En dos series de videos, refugiados explican cómo orientarse rápidamente en Alemania y cuán divertidas pueden ser las diferencias entre alemanes y sirios.

Peter Jelinek

Máquinas expendedoras de billetes para el tranvía han llevado al borde de la desesperación a más de un usuario del transporte público en Alemania. ¿Es el billete “allround” también válido para la zona 5?, ¿para cuántas estaciones es válido un billete de tramo corto?, y ¿vale la pena para mí un billete para cuatro viajes? Ya quien ha intentado comprar billetes en otra ciudad que no es la suya sabe de las dificultades. Tanto más difícil es para los recién llegados a Alemania. Por eso, Deiaa Abdullah, comienza a hacer ese tipo de preguntas en una parada de tranvía. Deiaa es sirio y solo finge no entender nada. La escena es parte de la serie de YouTube “Lass uns lernen!”, de Rody Almahmoud. Con sus videos, el cineasta sirio, de 30 años de edad, desea facilitar el nuevo comienzo a los refugiados en Alemania. 

La escena junto a la máquina expendedora de billetes fue elegida por Almahmoud porque es una situación típica con la que se ven confrontados los refugiados no bien llegan. Pero, Almahmoud rodó con su protagonista muchas experiencias cotidianas: ¿cómo me inscribo en el seguro de salud?, ¿cómo abro una cuenta en un banco? Con sus filmes, Almahmoud no solo ayuda a sus espectadores a ampliar su vocabulario y mejorar sus conocimientos gramaticales. “Quiero ayudar a los refugiados también a entender mejor la cultura alemana y explicarles cómo piensan los alemanes”, dice Almahmoud, que vive en Colonia, “porque así es más fácil entablar contactos sociales”.

Decenas de miles de espectadores

Entablar contactos sociales fue también para Almahmoud lo más difícil al comienzo. Por eso, pronto comenzó a aprender alemán en la Universidad Popular (VHS) y a asesorar a otros alumnos. Con “Lass uns lernen!” quiere ayudar también a otros refugiados a lograr los niveles de alemán B1 y B2. Y los interesados son muchos: a través del canal de YouTube de Deiaa, que también apoya con una serie propia a refugiados que quieren aprender alemán, Almahmoud llega con cada nuevo episodio a decenas de miles de personas.

Más exitosos aún con sus videos son los sirios Abdul Abbasi, de 22 años, y Allaa Faham, de 20, si bien de otra forma. En su canal de YouTube German LifeStyle GLS caricaturizan en sketches y experimentos clichés sobre alemanes y sirios, promoviendo con humor un mejor entendimiento mutuo. “Cuando la gente teme a lo desconocido, debemos hallar un camino para superar esa situación y hacer posible un intercambio de ideas”, dice Abdul Abbasi. Y agrega: “El humor es para ello un medio sencillo y muy eficaz”. 

Abbasi y Faham encuentran los temas para sus videos en la vida cotidiana. A menudo surgen situaciones curiosas debido a las diferencias culturales entre alemanes y sirios. Ya sea al flirtear, al saludar o al pagar en un restaurante. “En Siria es usual que una persona pague por todos e incluso haya discusiones acerca de quién tiene derecho a pagar”, dice Faham. “En Alemania, cada uno paga lo que consumió”, agrega. Qué absurdas consecuencias pueden tener esas diferentes costumbres muestran en un divertido video. A veces, sin embargo, también llaman a la reflexión, por ejemplo, en un video en el que Faham exhorta a los alemanes a no temer a los refugiados.

Sus videos son bien recibidos. “A menudo escuchamos que a la gente le gusta que hagamos bromas sobre ambas culturas”, dice Abbasi. Y como los videos siempre están en ambos idiomas, con ellos llegan tanto a alemanes como a sirios. Abbasi y Faham tienen ya más de 100.000 seguidores en Facebook y reciben muchos positivos comentarios: “Ustedes son verdaderos intermediarios entre las culturas, ustedes unen donde otros dividen”.

Las dos estrellas de YouTube no solo desarrollan actividades en internet. También participan en proyectos como “Life back home”. En escuelas y colegios alemanes relatan sus respectivas historias personales: cómo era su vida en Siria antes de la guerra civil y durante el conflicto y cómo es su vida actualmente en Alemania. Así llegan con su mensaje y misión, sobre todo, a los jóvenes: aproximarse, reducir prejuicios, vivir juntos pacíficamente. Por su compromiso para con la integración, Abbasi y Faham fueron premiados en 2016 con la Medalla a la Integración del Gobierno alemán.

Paciencia de ambos lados

A pesar de su gran éxito, ambos preferirían no tener que rodar más filmes. “Naturalmente, sería fantástico que pronto pudiéramos concluir que nuestros filmes ya no son más necesarios”, dice Allaa Faham. “Pero, creo que aún necesitaremos paciencia de ambos lados”. Y así continúan y realizan actualmente una gira por Alemania con un programa de teatro.

Profesionalmente, ambos eligieron sendas diferentes. Abdul Abbasi estudia odontología en Gotinga; Faham, técnica de medios de comunicación. Faham aspira a ser cineasta, como Rody Almahmoud. Con sus videos, Almahmoud desea acceder también a un aprendizaje o un trabajo en el sector cinematográfico. Filmar, editar, sonido, guion: Rody Almahmoud ya hace todo solo. “Con la serie puedo mostrar qué sé hacer”, dice. Y ya recibió el primer encargo: un filme de presentación para la VHS.