Diálogo y encuentro

El Cardenal Marx habla del trabajo de las iglesias en favor de un mundo en paz.

Cardenal Reinhard Marx
Cardenal Reinhard Marx dpa

"La imagen de Juan Pablo II en Asís, en el encuentro con las religiones del mundo en 1986, fue una imagen secular, como una visión. En aquel momento pensamos que constituiría un impulso, y que en el siglo XXI las religiones serían parte de la solución a los problemas de la Humanidad, que contribuirían más a la paz, que una familia humana podría crecer unida, especialmente cuando las religiones tratan de acercarse unas a otras, de emitir una señal positiva en conjunto. Todos sabemos que no resultó tan fácil. Que más bien han crecido las divisiones y las tensiones, el miedo a perder la identidad, el miedo al otro.

Y, sin embargo, esta imagen del siglo en Asís sigue siendo un leitmotiv, al menos para mí y para todos nosotros. Sabemos que es difícil y que después no todo fue como se esperaba.

En 1986, el Papa Juan Pablo II había invitado a Asís a unos 80 representantes de religiones no cristianas y a otros tantos representantes de comunidades religiosas cristianas.
En 1986, el Papa Juan Pablo II había invitado a Asís a unos 80 representantes de religiones no cristianas y a otros tantos representantes de comunidades religiosas cristianas.
dpa

Pero también necesitamos un trabajo sostenible. El diálogo y el encuentro son una oportunidad, una oportunidad para un mundo pacífico y libre. ¿Cómo podrían ser las cosas diferentes? Si no es posible posibilitar encuentros de igual a igual, escuchando y respetando al otro, aunque tenga una postura diferente sin tener que adoptarla, entonces no hay base para el diálogo.

Sin diálogo, sin colaboración esto no funcionará

Reinhard Cardenal Marx

Creemos que este reto es cada vez mayor. Se han mencionado cuestiones como migración e integración. Es un tema sin resolver. ¿Qué significa integración? Venimos discutiendo esto desde hace décadas. Pero es algo que no funcionará sin diálogo, sin cooperación. Especialmente en lo que se refiere al diálogo del cristianismo con el islam nos enfrentamos a un nuevo reto. Porque con los primeros enfoques de un diálogo con todas las religiones quizás también hemos aprendido que debemos centrarnos, y que un diálogo también debe ser estructurado y no puede llevarse de manera general, más allá de las diferencias. El diálogo entre el cristianismo y el islam es un reto especial para nosotros en Alemania. El diálogo debe permitirnos dejar atrás enfrentamientos o sociedades paralelas, y posibilitar el encuentro.

Musulmanes y cristianos deben luchar juntos contra los profetas del miedo.

Reinhard Cardenal Marx

Debemos luchar todos juntos, musulmanes y cristianos, que son los que deben realizar el mayor esfuerzo, contra todas las formas de odio y todas las formas de violencia por motivos religiosos. Juntos debemos encontrar la manera de tomar reiteradamente la palabra en público para garantizar que el odio y la discriminación, la negativa a entablar un diálogo y la hostilidad no tengan cabida aquí en nuestras comunidades. Esto es particularmente cierto en el caso del antisemitismo. Pero también nos oponemos a una islamofobia llena de odio, que hace imposible la convivencia. Aquí también, un punto que tenemos que considerar en particular, musulmanes y cristianos, es que nos oponemos a los profetas del miedo".

Cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, extractos del discurso de apertura con motivo del 40º aniversario del Centro de Documentación y Encuentros Cristiano-Islámicos CIBEDO en octubre de 2018 en Berlín.

Lee el discurso completo

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania?
Suscríbase aquí al boletín informativo