Artículo 10: Secreto epistolar

Pauline Gihr, estudiante de Derecho: para que los pensamientos sigan siendo libres también en la era de la comunicación digital.

Pauline Gihr estudia Derecho
Pauline Gihr estudia Derecho privat

Es cierto que el artículo 10 de la Ley Fundamental no es mi derecho fundamental favorito: con otros simpatizo más espontáneamente. Tal vez se deba a internet y la revolución que estamos experimentando en las comunicaciones: esto hace que el propio término "secreto epistolar" me parezca extrañamente anticuado y no muy tangible. Es necesaria una segunda mirada para constatar que el artículo 10 nada ha perdido de su significado, aun cuando el mundo actual sea muy diferente.

El secreto epistolar, así como el secreto postal y de las telecomunicaciones son inviolables.

Ley Fundamental de la República Federal de Alemania, artículo 10

En términos puramente jurídicos, la cuestión es clara: si dos o más personas se comunican, están protegidas la confidencialidad del contenido de la comunicación y las circunstancias que la rodean. El Estado sólo puede quebrantar esa confidencialidad en circunstancias especiales que justifiquen la interferencia.

Lo que más me impresiona de ese derecho fundamental es la importancia que los padres y madres de la Ley Fundamental concedieron a la protección de la transmisión de información ya en la joven República Federal de Alemania. En última instancia, esa protección garantiza la esfera privada, al igual que el artículo 13 ("El domicilio es inviolable"). Eso otorga al individuo una libertad real. Y la libertad es un bien mayor.

Si mis mensajes fueran sistemáticamente leídos o interceptados, ya no podría enviar un correo electrónico sin sentirme controlada. Porque a través de la comunicación no solo difundimos información, sino que también compartimos opiniones y expresamos sentimientos. La comunicación es, por lo tanto, algo muy personal, casi íntimo, que debe ser protegido del control estatal por todos los medios, especialmente en tiempos del correo electrónico, la mensajería instantánea, las videoconferencias y otros servicios de comunicación.

La comunicación debe ser protegida del control estatal también en la era del correo electrónico y la mensajería instantánea.

Pauline Gihr, estudiante de Derecho

Eso hace que sea aún más importante distinguir muy claramente entre comunicación confidencial y comunicación pública: lo que publicamos en Instagram o Facebook es pura autorrepresentación y casi público. Todo el mundo debería ser consciente de ello. Los mensajes enviados a través de la mensajería instantánea, por otra parte, son de naturaleza privada y, por lo tanto, tan dignos de protección como la carta que transporta el correo: el legislador tiene en ese caso la misma tarea que hace 70 años, que debe cumplir a pesar de todas las innovaciones técnicas.

Ley Fundamental de la República Federal de Alemania, artículo 10: Secreto epistolar

 (1) El secreto epistolar, así como el secreto postal y de las telecomunicaciones son inviolables.

 (2) Las restricciones sólo podrán ser ordenadas en virtud de una ley. Si la restricción está destinada a proteger el régimen fundamental de libertad y democracia o la existencia o seguridad de la Federación o de un Land (estado federado), la ley podrá disponer que no se informe al afectado y que el recurso jurisdiccional sea reemplazado por el control de órganos y de órganos auxiliares designados por los representantes del pueblo.

Aquí encuentra Ud. la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania traducida al español

Pauline Gihr studiert Jura
Pauline Gihr estudia Derecho en Leipzig y antes de comenzar sus estudios realizó trabajo voluntario durante un año en la República Dominicana.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informativo