"El derecho a ser uno mismo"

Riccardo Simonetti quiere inspirar a la gente a ser más tolerante. Para ello aboga desde hace muchos años en favor de la comunidad queer en los medios de comunicación.

 Riccardo Simonetti apuesta por una mayor tolerancia en Europa.
Riccardo Simonetti apuesta por una mayor tolerancia en Europa. picture alliance/dpa

Personas y sus ideas forjan a Alemania. Con la campaña #GermanyinPerson te presentamos diferentes rostros de Alemania. Te mostramos cómo estas personas marcan la comunidad con sus perspectivas individuales y sus diferentes orígenes

Es Embajador Especial LGBTQ del Parlamento Europeo, activista, animador, autor de bestsellers y presentador: es imposible imaginar el mundo mediático alemán sin Riccardo Simonetti. En la actualidad, el berlinés por elección utiliza su influencia para ayudar a la comunidad LGBTQ a ganar más visibilidad.

Te has criado en un pequeño pueblo bávaro. ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el mundo de los medios de comunicación?
Me di cuenta muy pronto de que me interesaban cosas que supuestamente interesaban menos a los chicos de mi edad. Por ejemplo, era escandaloso que los niños quisieran jugar con muñecas, algo que siempre me gustó. Fue entonces cuando observé que si eres diferente de lo que hacen los demás, te tratarán de forma diferente. Eso puso en marcha muchas cosas, porque por un lado aprendes a estudiar perfectamente tu entorno para saber qué tienes que hacer para "sobrevivir". Por otro lado, aprendes a "jugar" para seguir consiguiendo las cosas que quieres.

En algún momento te preguntas si realmente quieres "jugar" todo el tiempo para conseguir las cosas que deberían ser evidentes, es decir, el derecho a ser tú mismo. Esta fue una pregunta clave que me acompañó durante toda mi juventud. Entonces empecé a escribir en las redes sociales historias cortas sobre lo que experimentaba y lo que me gustaría conseguir. Pronto noté que mucha gente estaba interesada en lo que escribía. Esto me dio una sensación de logro y me motivó a continuar. Poco a poco, mi blog fue teniendo más y más éxito hasta que incluso me invitaron a eventos para informar sobre los mismos.

¿Cuándo decidiste utilizar tu éxito para aumentar la visibilidad de la comunidad queer?
Me di cuenta de que vivimos en dos burbujas. Una burbuja es súper tolerante y empática. La otra burbuja no quiere saber nada de la diversidad. Creo que es importante que no sigamos creciendo en esta sociedad de las dos burbujas y seguir discriminando así a personas.

¿De qué sirve el éxito si por lo que he conseguido no es más fácil la vida para la gente? Si no logro mejorar nada, entonces nada vale la pena. Tienes que convertirte en un regañón queer y seguir recordando a la gente que el tema es aún relevante. Es muy importante crear un diálogo entre las dos burbujas sociales. Es una tarea a la que me dedico hasta hoy.

Te criaste en el campo y ahora vives en la ciudad. ¿Existe una brecha de tolerancia entre la ciudad y el campo?
Después de que hago un post en Instagram tras visitar un jardín de infancia, por ejemplo, me acribillan con miles de comentarios homófobos y transfóbicos. Al leerlos, se podría pensar que se trata de personas que viven en algún lugar del país y que no suelen entrar en contacto con la diversidad. Pero eso no es cierto. Son también jóvenes de mi edad que viven en Berlin-Mitte y siguen teniendo esa mentalidad.

Es ingenuo y peligroso confiar en que la intolerancia y el odio ocurran siempre lejos de nosotros. Se trata de personas con las que estamos en el supermercado o viajamos en tren. No hay una frontera regional donde la homofobia se detenga o comience. Por eso es un objetivo importante que los intolerantes no sólo se den cuenta de que su forma de pensar no está bien, sino también que están actuando de hecho contra la ley.

¿Cómo te sentiste cuando el Parlamento Europeo te ofreció el puesto de Embajador Especial LGBTQ?
La decisión de ocupar el cargo de Embajador Especial LGBTQ de la UE no fue fácil para mí. Pensé si me estaba haciendo un favor o si no lo complicaría todo mucho más. Me costó un poco aceptar el cargo honorífico. Pero si puedo contribuir a que el tema LGBTQ esté más en el centro de la sociedad y mostrar a la gente cómo es en otros países, me siento también obligado a hacerlo. Porque sé que no mucha gente tiene las oportunidades que yo tengo hoy. Y, desde luego, es un gran honor.

¿Ha cambiado la actitud de la sociedad alemana hacia la comunidad queer en los últimos años?
Dejamos pasar el momento en que las actitudes hacia la comunidad queer se estaban convirtiendo en mainstream. A principios de los años 90, Kurt Cobain se puso un vestido e hizo la declaración de que era feminista. Fue celebrado por ello como una estrella del rock. Sin embargo, la realidad de la vida de las personas queer en la calle no cambió, ya que la sociedad no lo escuchó realmente.

30 años después, el rapero Kid Cudi se pone un vestido y vuelve a ser celebrado por la pose. Pero, de nuevo, nadie se pregunta si eso cambia la realidad de la vida de las personas queer. Se repite una y otra vez, pero la gente sigue sin hacer caso ni entender de qué se trata.

Nuestra misión es asegurarnos de que la historia no se repita y de que, al menos en el mainstream, algo del mensaje se mantenga.

Puedes encontrar más personalidades e información sobre la campaña en nuestro canal de Instagram.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.