“Mi especial lengua materna”

¿El "discurso de los nativos" o un lenguaje muy especial? El autor de súper ventas Wladimir Kaminer reflexiona sobre el Día de la Lengua Materna.

El escritor Wladimir Kaminer vive en Berlín.
El escritor Wladimir Kaminer vive en Berlín. picture alliance / Frank May

Su novela "La discoteca rusa" hizo famoso internacionalmente hace 20 años al escritor Wladimir Kaminer, que creció en Moscú. Kaminer, de 52 años, vive en Berlín desde 1990 y escribe sus libros en alemán y no en su ruso natal. Reflexiones con motivo del Día de la Lengua Materna.

 “¿Usted no escribe en su lengua materna? ¡Es seguramente increíblemente agotador!” Constantemente me veo confrontado con comentarios como este. Pero, en realidad, solo hace poco desarrollé una lengua materna: mi madre tiene 89 años y no oye bien, pero no quiere usar audífonos. Con la edad, las personas a veces desarrollan una alta sensibilidad a los ruidos. Mi madre dice que no puede desayunar o ver la televisión con su audífono, porque se oye a sí misma masticando o a su gato roncando. Pero las voces de otras personas siguen siendo demasiado bajas e incomprensibles, sobre todo, cuando son muy agudas.  

Así que he desarrollado una lengua materna especial para las conversaciones con mamá, trato de hablar profunda y claramente, gesticulando y repitiendo todo dos veces. Funciona bien. Y tal vez ese tipo de comunicación ha influido en mi trabajo literario. Cuando escribo en alemán trato de expresarme tan clara y comprensiblemente como lo hago con mi mamá. Por cierto, en ruso, “la lengua” es masculina y no tiene nada que ver con las madres. Traducido directamente al alemán, la “lengua materna” en ruso sería “el discurso de los nativos”.

Mi hija y mi hijo, nacidos en Alemania y criados bilingües, ahora afirman descaradamente que no tienen ninguna lengua materna normal, solo una secreta que casi nadie entiende. Sus áreas idiomáticas fueron prácticamente los dos cuartos de nuestro apartamento. En casa escucharon el ruso de sus padres, muy enriquecido con palabrotas, porque muchos contenidos interpersonales complicados solo pueden expresarse en ruso con groserías. En la guardería, ambos aprendieron el dialecto sajón. Por razones históricas, la mayoría de las maestras de nuestra guardería en Berlín Oriental eran de Sajonia, por lo que todos los niños de la guardería hablaban ese maravilloso dialecto, que me recuerda el canto de las aves cantoras que no pueden decidir si marcharse al sur o quedarse en el este.

Hoy, mi hija y mi hijo dicen que quedan perplejos cuando recuerdan con sus compañeros los días en la guardería. Todos habían cantado entonces las mismas canciones, pero probablemente mis hijos las malinterpretaron. Lo mismo con Bibi Blocksberg. Solo mucho después, mi hija se dio cuenta de que no sólo Bibi, sino todas las niñas de la película eran brujas.

Los rusos piensan que son alemanes, los alemanes piensan que son rusos. Solo su madre los entiende correctamente, porque conoce su lengua materna secreta.

Concurso

Con motivo del Día Internacional de la Lengua Materna, deutschland.de organiza un concurso. ¡Del 17 al 28 de febrero de 2020 puedes registrarte aquí y ganar un práctico dispositivo de traducción digital y atractivos paquetes de aprendizaje de alemán!

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative: