Estos son tus platos favoritos

Maultaschen en el espacio, spätzles protegidos por la UE: te contamos lo que no sabías sobre tus platos alemanes preferidos.

Este es tu podio culinario.
Este es tu podio culinario. YesPhotographers - stock.adobe.com

Preguntamos a la comunidad internacional en Alemania: “¿cuál es tu comida favorita en el país?”. Aquí te presentamos las respuestas más frecuentes, con explicaciones e información de fondo.

 

First

 

Rouladen: el plato de la abuela

Domingo, a las 12:30, en algún lugar de Alemania. La abuela ha cocinado un plato clásico alemán: rouladen de ternera: carne de vacuno arrollada y estofada con una abundante salsa oscura. Cada abuela alemana tiene su propia receta. Pero lo que nunca puede faltar: la mostaza y la cebolla. ¿Es la cocina alemana siempre abundante? ¿Necesita la cocina alemana siempre carne? En el pasado, los platos de carne muy elaborados, como el sauerbraten (carne de vacuno adobada), el rouladen (carne arrollada) y el eisbein (codillos de cerdo) se servían solo una vez a la semana, los domingos. El resto de la semana había platos más sencillos y, a menudo, incluso sin carne, que era lo único que podía permitirse la mayoría de la gente.

Dato curioso: en la actualidad, ocho millones de personas en Alemania se abstienen de comer carne.

Second

 

Maultaschen: los ravioles alemanes

Todo lo que acabamos de aprender sobre la Alemania sin carne debemos olvidarlo por un momento cuando hablamos del origen de los maultaschen. La teoría más popular se remonta al siglo XVII. Según la leyenda, un monje del monasterio de Maulbronn recibió un gran trozo de carne como regalo durante la Cuaresma antes de la Semana Santa. Para comerla a escondidas, cortaba la carne en trozos pequeños, la mezclaba con verduras y la escondía en una pasta tipo raviol. Hoy, los maultaschen se disfrutan en toda Alemania y en muchos otros países del mundo.

Dato curioso: los maultaschen llegaron incluso al espacio. Durante la estadía del astronauta alemán Alexander Gerst en la estación espacial ISS en 2018, se sirvieron maultaschen.

Maultaschen
Bernd Jürgens - stock.adobe.com
Third

 

Spätzle con queso: ¡no los llames mac & cheese!

Hacer spätzle es fácil: harina, huevos, agua y sal… es todo lo que se necesita. En comparación con la pasta italiana, la masa de los spätzle es más húmeda y blanda, por lo que no se puede cortar ni darle forma. La masa se pasa por una especie de rallador grueso o se extiende sobre una tabla y del borde se cortan con un cuchillo finas tiras. Los spätzle se echan directamente a agua salada hirviendo en una cacerola.  Luego, se saltean en mantequilla, se cubren con queso o se sirven como guarnición.

Se dice que los spätzles solían formarse antes con pequeños trozos de masa a mano o con una cuchara. El resultado se asemejaba a un “spatz” (gorrión), por lo que se los llamó “spätzle”. Otra teoría es que la palabra “spätzle” procede del italiano “spezzato”, que significa “despedazado o quebrado”.  

Dato curioso: desde 2012, solo los suabos pueden hacer spätzle de verdad. La Comisión Europea protegió como productos originales las variedades de pasta “schwäbische spätzle” y “knöpfle”. Solo las provenientes de Suabia pueden llevar el sello de calidad IGP (“indicación geográfica protegida”).

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín. 

Icons made by Freepik from www.flaticon.com are licensed by CC 3.0 BY