El supermercado se transforma en granja

El futuro hoy: hierbas y pescado vienen frescos del techo del supermercado: una visión ya en construcción  

Materiales de construcción sostenibles: en Wiesbaden se construye el supermercado del futuro.
Michael Schick

Existe una visión de cómo podría ser la tienda de comestibles del futuro: sostenible y construida en gran parte con madera. En el aparcamiento crecen flores y sobre el techo se cultivan hierbas y crían peces. La idea se transforma en realidad en Wiesbaden, cerca de Fráncfort, donde se construye ya el prototipo de una nueva generación de supermercados.

El supermercado de nuevo tipo es construido por el grupo comercial REWE, mientras que la empresa berlinesa ECF Farmsystems se encarga de la granja de acuaponía sobre el techo. En una granja de acuaponía crecen juntos los peces y la albahaca, en un ciclo cerrado de agua y nutrientes. Simplificando, se puede decir que las excreciones de los peces fertilizan las plantas. El agua filtrada por las plantas vuelve a los peces. En el supermercado del futuro no solo se venden alimentos, sino que se los produce también en la propia región. Las plantas de albahaca se cultivan en una superficie de 1.640 metros cuadrados, entregándose a 450 supermercados envasadas sin plástico. El pescado, alrededor de una tonelada al mes, se vende también en otros supermercados de la región. Para criar los animales y las plantas no se utilizan medicamentos ni pesticidas.

Arquitectura inusual y cría de peces en el techo
Arquitectura inusual y cría de peces en el techo Michael Schick

El supermercado fue diseñado por el estudio de arquitectura londinense Acme, que acompaña proyectos similares en Australia y Oriente Próximo. Aunque los hábitos de compra difieren de un país a otro, hay tendencias que se imponen en todo el mundo: por ejemplo, las compras en línea o el principio “clic y recoger”, dice el arquitecto Friedrich Ludewig, que dirige el estudio. Los supermercados ya no se construyen fuera de las ciudades, sino en zonas residenciales. Ello cambia el comportamiento de compras: se pasa de una gran compra semanal en coche a la compra preferentemente de productos frescos varias veces a la semana, a pie o en bicicleta. Por ello, en el supermercado del futuro habrá suficientes aparcamientos para bicicletas y estaciones de carga para bicicletas eléctricas. Si los supermercados se mudan a las ciudades, pueden asumir también nuevas funciones. Sobre sus techos se construirán apartamentos, oficinas o guarderías. Friedrich Ludewig está convencido de que “el futuro del supermercado es local”.

En Wiesbaden, esa concepción se lleva a la práctica de dos maneras: en la arquitectura y en la gama de productos. El mercado está construido en gran parte con madera local certificada. A los clientes espera un surtido de productos frescos y regionales: desde frutas y verduras procedentes de los agricultores de los alrededores hasta carne, pescado y hierbas del techo.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.