Aprendiendo democracia

El programa "El diálogo hace escuela" enseña a los niños a resolver conflictos y participar en la conformación de la sociedad.

"El diálogo hace escuela": jóvenes debaten sobre valores
"El diálogo hace escuela": jóvenes debaten sobre valores Getty Images/skynesher

“El diálogo hace escuela” ayuda a los alumnos a desarrollar el pensamiento y la acción democráticos. El programa, financiado por el Gobierno alemán, es implementado en cinco ciudades. Entrevista con Hassan Asfour, su cofundador y director general.

 

 Hassan Asfour, cofundador del programa "El diálogo hace escuela”
Hassan Asfour, cofundador del programa "El diálogo hace escuela” dpa

Sr. Asfour, ¿cuáles son los objetivos de "El diálogo hace escuela"?

El objetivo de este programa de educación para la democracia es trabajar en grupos de diálogo en escuelas durante dos años con niños y jóvenes en situaciones sociales y de vivienda  difíciles. Queremos aproximarlos a la sociedad y  la política a través de los temas del mundo en el que viven. El objetivo es que aprendan a formarse su propia opinión y desarrollar un razonamiento crítico para poder participar más tarde en la sociedad como ciudadanos responsables.

¿Cómo trabajan los moderadores de los diálogos?

Calificamos a estudiantes como moderadores de diálogos. Estos intentan ganarse la confianza de los jóvenes tratando temas que les interesan a estos. Por ejemplo, si los jóvenes hablan de una película, un actor o una actriz, los moderadores inician una conversación sobre los roles de género y la justicia: ¿q sucede cuando alguien se casa con una persona que tiene una religión diferente y cómo educa a los hijos? De pronto, todo adquiere un perfil altamente político. Luego, los moderadores sacan con los alumnos conclusiones sobre lo discutido.

¿Por qué el programa es tan importante para la sociedad?

Cada vez hay más niños y jóvenes nacidos y criados en Alemania que no se sienten integrados en igualdad de condiciones en la sociedad. A menudo, estallan conflictos en relación con valores. Para promover el sentido de pertenencia de esos jóvenes a la sociedad, trabajamos con ellos a largo plazo. Eso nos da tiempo suficiente para crear un determinado nivel de confianza y profundizar los diálogos sobre temas delicados. Nuestro mensaje es: te damos espacio y voz.

¿Puede darnos un ejemplo?

Una clase tematizó la discriminación y el racismo, hizo carteles y comunicó a las autoridades que deseaba realizar una manifestación. La policía cerró la calle para que pudiera realizarse la manifestación y los vecinos saludaron a los jóvenes desde las ventanas. Que alguien se interese por sus ideas y preocupaciones es algo que no experimentan muy a menudo. Es un buen ejemplo de cómo los jóvenes pueden llamar la atención positivamente cuando llevan a la práctica buenas ideas . Y para los propios jóvenes es una experiencia gratificante con efectos que llegan a la sociedad: allí es donde queremos llevarlos.

Entrevista: Christina Rath

 ©www.deutschland.de

#UpdateGermany: ¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative: